En los últimos años, en que las series fotográficas parecen ir inexorablemente unidas a una especie de “literatura” incomprensible para que el espectador las entienda, y en el que poco a poco el lenguaje textual ha acaparado el espacio del lenguaje fotográfico, a veces, y digo a veces porque se da en escasísimas ocasiones, encuentras fotógrafas de la talla de Shadi Ghadirian, en las que la imagen cobra el papel protagonista.

Hecha la crítica y metida de lleno en la boca del volcán, hoy veremos una serie de fotografías conceptuales para las que no hacen falta largas explicaciones, son un placer para la vista a nivel formal y funcionan como un espacio de reflexión acerca de la situación de la mujer.

#1 Qajar. Shadi Ghadirian

#1 Qajar. Shadi Ghadirian

#2 Qajar. Shadi Ghadirian

#2 Qajar. Shadi Ghadirian

#4 Qajar. Shadi Ghadirian

#4 Qajar. Shadi Ghadirian

#9 Qajar. Shadi Ghadirian

#9 Qajar. Shadi Ghadirian

#10 Qajar. Shadi Ghadirian

#10Qajar. Shadi Ghadirian

#12 Qajar. Shadi Ghadirian

#12 Qajar. Shadi Ghadirian

Esta serie de fotografías fue la primera que realizó Shadi Ghadirian (1974), después de terminar su Bachelor of Arts en la Universidad Azad en Teherán (Irán). Si visualizamos las imágenes sin prestar mucha atención, vemos una estética típica de la fotografía de estudio, retratos de mujeres con la vestimenta clásica de Qajar en el S. XIX. Pero si prestamos un poco más de atención, vemos algo en ellas que no encaja, esto es, los elementos modernos propios de la cultura contemporánea que la fotógrafa incorpora en los retratos: desde una lata de Pepsi, a un teléfono, un periódico o unas gafas de sol. Así, la fotógrafa iraní reflexiona sobre la situación de las mujeres en su país, en esa lucha entre el pasado y modernidad a la que se ven abocadas. En palabras de la propia Shadi Ghadirian: “My pictures became a mirror reflecting how I felt: we are truly stuck between tradition and modernity.”

#19 Qajar. Shadi Ghadirian

#19 Qajar. Shadi Ghadirian

Desde mi punto de vista, las serie más interesantes de Ghadirian es “Like EveryDay“, en la que a partir de siluetas de mujeres bajo un chador, en las que el rostro femenino es substituido por un objeto del hogar, la artista iraní reflexiona sobre la rutina diaria de las mujeres, pero también sobre la identificación de estas con dichos objetos y sobre una vida, que tristemente, gira entorno a ellos. Su impacto visual, su sencillez y el mensaje directo que deja en el espectador, no dejan indiferente a nadie.

"Like EveryDay", Shadi Gharidian.

“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.

“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.

“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

Si bien es cierto que Ghadirian critica también, y de forma mordaz, la obligación de llevar velo, la artista insiste en no hacer una lectura demasiado literal de sus fotografías, ya que el tema de las mujeres-objeto, como ella lo entiende, tiene una dimensión universal.

"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.

“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.

“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.

“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

Como vemos, el discurso que crea Ghadirian con sus fotografías, refleja muy bien no sólo la situación de las mujeres en Irán, sino que mediante objetos comunes, conocidos por todos, extiende y universaliza su mensaje, convirtiendo su crítica en la de todas. Por otra parte, hay que señalar que su trabajo enlaza muy bien con el de otra iraní, el de la historietista Marjane Satrapi, que con Persépolis o Bordados, reflexionaba también sobre la situación de la mujer en Irán.