Los mejores inventos surgen de las casualidades, pero también, y como es lógico, de la necesidades. Así aparece Polaroid en la historia, de la necesidad de la hija de Edwin Land (su inventor) en ver las fotografías de unas vacaciones en los años 30 al instante de producirlas. La necesidad de no esperar de una niña, a la que ahora todos estamos tan acostumbrados con el digital, fue lo que motivó y dio la idea a Land para investigar e inventar una cámara instantánea.

Edwin H. Land demonstrating instant camera, 1947. Polaroid Corporation Collection

Edwin H. Land demonstrating instant camera, 1947. Polaroid Corporation Collection

Edwin Land, antes de inventar la primera polaroid, ya había desarrollado el primer filtro polarizador sintético en 1928. Si este logro ya había sido fundamental para la fotografía, la aparición de la primera cámara instantánea, presentada ante la Sociedad Óptica Estadounidense en 1947, que revelaba las fotografías tomadas mediante un proceso químico basado en dos láminas de material químico (una positiva y otra negativa) que en 60 segundos podían extraer la fotografía tomada, se convirtió en un hito en la historia de la fotografía.

May 1948 camera prototype drawing. Polaroid Corporation Collection.

May 1948 camera prototype drawing. Polaroid Corporation Collection.

land-camera-500

El éxito de esta primera cámara instantánea, la Land Camera, cogió incluso por sorpresa a sus fabricantes. Se fabricaron en un primer momento 60 cámaras, con la intención de tener stock para poder fabricar la segunda tanda en base a su demanda. Pero la realidad fue diferente, ya que las cámaras y las películas se agotaron en el primer día de demostración y venta. Fue este el inicio de un éxito imparable (hasta su desaparición como compañía en 2008).

Demonstration of camera at Jordan Marsh, November, 1948. Polaroid Corporation Collection.

Demonstration of camera at Jordan Marsh, November, 1948. Polaroid Corporation Collection.

Después de esta cámara, vendrían otras muchas, convirtiéndose ya en una necesidad más de las familias, para retratar los momentos más íntimos. Si las cosas ya le iban bien a Polaroid en esta época, la aparición de la SX-70, revolucionó nuevamente el mercado. Se trataba de una cámara reflex de un objetivo, con un diseño plegable, que cabía en el bolsillo y que expulsaba de manera automática las copias, todo ello con la alimentación de una batería plana y desechable oculta en el cartucho de la película.

Portada de la revista Life, en la que Land muestra la nueva cámara SX-70.

Portada de 1972 de la revista LIFE, en la que Land muestra la nueva cámara SX-70.

La SX-70 no sólo revolucionaría el mercado fotográfico, también revolucionaría el arte y la forma de hacer fotografías. Muchos fotógrafos empezaron a ver las polaroid como un lienzo inacabado que necesitaba un toque personal, y a pesar de que algunos ya retocaban sus fotografías instantáneas antes de la aparición de la SX-70, fue a partir de la aparición de esta, cuando ese toque personal del artista más se desarrolló, ya que la película de dicha cámara permitía modificar, rascar y distorsionar la emulsión, dando como resultado diferentes efectos en la imagen.

Andy Warhol. Oliviero Toscani.

Andy Warhol. Oliviero Toscani.

Este sería el caso del artista Lucas Samaras, que fue de los primeros en modificar las imágenes tomadas con la polaroid SX-70 mediante la “transferencia polaroid”. Así, desarrolla la serie “Autoentrevistas”, conjunto de autorretratos en los que ocupa el lugar de un modelo en diferentes circunstancias.

Lucas Samaras. Serie "autoentrevista".

Lucas Samaras. Serie “autoentrevista”.

Lucas Samaras. Serie "autoentrevista".

Lucas Samaras. Serie “autoentrevista”.

Lucas Samaras. Serie "autoentrevista".

Lucas Samaras. Serie “autoentrevista”.

Lucas Samaras. Serie "autoentrevista".

Lucas Samaras. Serie “autoentrevista”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

John Reuter, el director del estudio 20×24 de Polaroid, fue otro de los grandes expertos en transferencia de polaroid, y durante años experimentó con las fotografías instantáneas.

John Reuter and The Polaroid Years: Instant Photography and Experimentation

John Reuter and The Polaroid Years: Instant Photography and Experimentation

John Reuter and The Polaroid Years: Instant Photography and Experimentation

John Reuter and The Polaroid Years: Instant Photography and Experimentation

El espíritu inventor e investigador de Land continuó, y en los años 80 aparecieron las cámaras polaroid 600, un clásico de los 80 y 90. Estas cámaras alcanzaron una popularidad enorme por el abaratamiento de sus precios, y pasaron a ser un clásico entre las familias occidentales. Se produjeron tantos modelos diferentes de cámaras polaroid 600, que incluso Barbie, el Monstruo de Tasmania o las Spice Girls tuvieron la propia, para disfrute de los niños de los 90.

Las Spice Girls con la "Spice Cam".

Las Spice Girls con la “Spice Cam”.

Taz Camera.

Taz Camera.

Desde la muerte de Land en 1991, la historia de Polaroid fue en declive. La muerte de su inventor unido a la aparición de la fotografía digital, que ofrecía la instantaneidad de la polaroid (a pesar de que nada tenía que ver con esta), mantuvo durante años la agonía de la compañía, que finalmente se declara en quiebra en 2008, momento en el que deja de fabricar película fotográfica. De la quiebra, además, se derivó uno de los momentos más trágicos para la compañía, la subasta de la colección de fotografías que durante toda su vida Land, junto con amigos como Ansel Adams, habían reunido. Así, del millar de fotografías que componían esta colección, se subastaron entre otras, polaroids de Warhol, Robert Mapplethorpe, Robert Frank, Robert Rauschenberg y Chuck Close, y clásicos de la fotografía como La madre inmigrante, de Dorothea Lang, o Trees in snow, de Harry Callahan.

Truman Capote retratado por Andy Warhol.

Truman Capote retratado por Andy Warhol.

Madre inmigrante. Dorothea Lange.

Madre inmigrante. Dorothea Lange.

La quiebra de la compañía, no impidió a los usuarios de estas cámaras seguir fotografiando con ellas, ya que Impossible Project comenzó a fabricar película para estas cámaras. Por otra parte, hace unos meses polaroid anunciaba una nueva cámara, la polaroid socialmatic, una mezcla de digital y “analógico”, en la que además de compartir las fotos en redes sociales a modo instagram, permitirá imprimir las mismas en 1 minuto. No sé como resultará, y me imagino que nada tendrá que ver esta impresión con las películas clásicas polaroid, pero yo tengo ganas de probarla, no sé vosotros.