En la semana del arte cargamos nuestras cámaras instantáneas y nos fuimos a la feria Art-Madrid, que celebraba su XII edición.

El resultado, un pequeño reportaje en Fuji Instax de los expositores de la feria. La experiencia fue realmente enriquecedora, pudiendo conocer los gustos y preferencias de los galeristas y artistas por las diferentes piezas que llevaron a la feria, así como el interés que suscitaban nuestras fotos que se revelaban en el momento. Y es que la fotografía instantánea tiene un factor social muy importante, invita a conversar, a pararse a charlar mientras se va generando la imagen. Y la posibilidad de dar la fotografía al retratado físicamente hace que se conserve un recuerdo del momento, esa importancia de la tangibilidad de la fotografía de la que tantas veces hemos hablado. Además de ser divertida y muy dinámica, ¡una experiencia en sí misma!

Muchas gracias a la organización de Art-Madrid por permitirnos colaborar con ellos y dar visibilidad a la fotografía química y a todos los que quisieron posar delante de nuestro objetivo.