Cyber Monday analógico

Esto del Cyber Monday es un invento bastante interesante. Todo lo que no se podía vender físicamente en el Black Friday se ponía a la venta online el lunes siguiente, con descuentos muy elevados. Hoy día, la red lo es todo y todo está en la red, así que el concepto se ha disipado en cierta medida. Como nosotros empezamos como tienda online y el Black Friday ha sido un éxito aquí en la oficina -gracias a todos los que vinisteis-, ampliamos catálogo y nos unimos a esta fiesta consumista que de cara a  Navidad no viene nada mal. Os invito a que naveguéis por la web en busca de esa cámara con la que tanto habéis fantaseado o ese objetivo que ya empezáis a necesitar. – Polaroid 1200 FF 50€ – 35€ – Polaroid Land 250 150€ – 100€ – Minox 35PL con funda 95€ – 75€ – Canon 110ED con funda original 65€ – 40€ – Olympus XA con flash A11 en caja original e instrucciones 210€ – 155€ – Topcon Horseman 970 + cristal esmerilado de enfoque + 105 f3,5 + 75 f5,6 + chasis 6×9 + chásis Horseman 6×9 650€ – 520€ – Bronica RF645 + 60 f4 con parasol y tapas 750€ – 500€ – Weltax con Radionar en funda original 120€ – 80€ – Flash SB-15 Nikon con funda 35€ – 20€ – Leica M6TTL cromada con correa original 1400€ – 1200€ – Leica R6 + Summicron R 3Cam 1200€ – 950€ – Leica SBLOO en funda original 250€ – 200€ – Leica M4-2 negra 475€ – 400€ – Leica Minilux en caja original con funda pronto uso e instrucciones 525€ -425€ – Chasis A16 Hasselblad 150€ -125€ – Chasis A12 Haselblad...

Nopo lanza un crowdfunding muy analógico

Desde que Toño Cañadas lanzase su primera cámara a mediados de 2014, Nopo se ha convertido en un referente en la fotografía artesanal estenopeica hecha con paciencia.  Su diseño se ha convertido en un icono dentro del mundo pinhole y la marca ha ido creciendo exponencialmente desde sus inicios. Muchos somos ya los que disfrutamos de esta manera de hacer fotografía, reposada, con cariño y donde el efecto inesperado está siempre presente.   Nopo, que ya cuenta con más de cinco distribuidores nacionales, busca una expansión mayor, para lanzar nuevos modelos y poder ampliar hacia el mercado internacional. Para ello hasta el 7 de noviembre estará activa una campaña de crowdfunding en Kickstarter, en la que todos podemos colaborar a partir de 1€ recibiendo una recompensa en función del importe con el que colaboremos. A parte de los modelos ya conocidos, como la mítica NOPO 135, la panorámica o la de formato medio 6×6, aprovechando este mecenazgo lanza los primeros ejemplares de la nueva NOPO 24, una pequeña y sencilla cámara de 24×24 de película 135mm, una cámara de bolsillo inspirada en el diseño de las pinhole caseras realizadas con cajas de cerillas lista para ser disparada en cualquier momento y lugar. Otro de los nuevos modelos es la NOPO de gran formato 9×12, una de las cámaras más esperadas. Como todas ellas realizada en madera de nogal, cerezo y contrachapado de abedul, utilizando la tecnología del corte láser, CNC y la impresión 3D, auténtica artesanía del siglo XXI. Nopo, más allá de ser una marca de cámaras, siempre ha apostado por la difusión de la fotografía más tradicional, con...

Menos es más, elegir equipo fotográfico de cara a un viaje

Recuerdo lo idiota que me sentí durante el primer viaje que hice después de meterme más o menos en serio en la fotografía: era joven, estaba repleto de “ambiciones” y esperanzas y no tenía un mayor deseo -a nivel fotográfico- que capturar el París de Doisneau, de Brassaï y de Cartier-Bresson… también era ingenuo, porque pretendía capturar todos esos parises a la vez y en un viaje de seis días, como si no fueran distintos y casi excluyentes unos de otros. Así que me lancé a la carga con una Olympus E-520 -sí, digital- y dos objetivos: un 14-42 y un 40-150 (equivalentes en formato completo a un 24-84 y un 80-300). Todo ello, además, en una bolsa Panasonic rígida a más no poder que encontré en casa, que contenía una cámara de video Compact VHS que aún seguirá por ahí; por suerte se me ocurrió cargar una típica bandolera de cuero y al final la bolsa esa de Panasonic se quedó en el hotel… pero no hablemos de bolsas, vamos al grano: llegaba el cuarto día cuando al fin saqué el objetivo que equivaldría a un 80-300 de la bolsa para hacer una foto -malísima, por otro lado-. Arrastrar un objetivo por ahí para una foto… mala idea, malísima. Se quedó en el hotel el resto del viaje con la bolsa aquella de Panasonic. Ese error me llevó a dos conclusiones: 1) uno tiene que saber el rango en que se siente cómodo y centrarse y 2) no merece la pena salir de ese rango salvo que uno lo tenga muy claro. Supongo que todo el mundo tiene que cacharrear, cagarla...

Orgullo de cámara. Sergio Novo

Sergio es un enamorado de la fotografía y de las cámaras clásicas. Tanto es así que montó un precioso proyecto, del que ya habréis oído hablar en más de una ocasión, La Cámara con Alas, en el cual una serie de cámaras recorren mundo de fotógrafo en fotógrafo sumando kilómetros y experiencias. Esta vez, Sergio nos muestra la cámara de la que más orgulloso se siente, una Zorki 4, una telemétrica soviética que comenzó a fabricarse en los años 50 como copias de las afamadas Leica. No es la única que tiene, pero sí con la que más carretes ha disparado y eso une. 1 ¿Qué cámara usas actualmente, con la última que has disparado? La última que he utilizado es una preciosa Yashica-mat que me regaló mi mujer y con la que me ha gustado mucho jugar. Aunque la cámara que mas carretes ha quemado en mis manos y la que suelo llevar encima es mi Zorki 4 con un Jupiter 8. 2 ¿Cómo llegó a tus manos? Pues tiene un valor sentimental muy grande ya que me la regaló también mi mujer cuando nació mi hijo Tristán, desde la habitación del hospital, esa misma noche. 3 ¿Qué es lo que más te gusta de ella? ¿Le cambiarías algo? Me gusta mucho su peso y sensación a la mano, el telémetro está perfectamente ajustado y la nitidez de esa lente me fascina. Aún siendo una cámara modesta creo que es la que más sorpresas agradables me ha dado. Y cambiarle poco… quizás probar un Jupiter 3 aunque lo que siempre he tenido en la cabeza es cambiarle esa...

¡Rebajas de verano!

Nos hemos hecho de rogar con las rebajas este verano, pero ahora que todos ya tenemos las maletas casi preparadas para huir de la ciudad es el momento de hacernos con esa cámara que llevamos mirando con tentación y que debe acompañarnos estas vacaciones sí o sí. Queremos un montón de carretes de vuestros viajes para revelar. – Olympus LT Zoom 105 50€ – 35€ – Olympus Mju II Zoom115  negra 35€ – 25€ – Olympus Mju I edición limitada 120€ – 65€ – Olympus Mju I 35€ – 25€ – Olympus Stylus 50€ – 35€ – Polaroid Spectra Image System Onix 90€ – 50€ – Polaroid 636 Close Up 55€ – 40€ – Yashica M con funda 130€ – 75€ – Petri Color 35 150€ – 85€ – Minolta Minoltina 90€ – 50€ – Weltax con cassar  140€ – 80€ – Mamiya 7 1550€ – 1150€ – Lubitel con caja original 140€ – 85€ – Nopo 135 150€ – 120€ – Nopo PAN 135 170€ – 150€ Os invitamos a que recorráis la web en busca de esa cámara que tenéis en la wishlist o pasaros por nuestra oficina para haceros con vuestra compañera de viaje este verano. Sales de Plata, Travesía del Arenal 1, 4º-1 (Metro Sol). De lunes a viernes de 10.00 a 14.00h y de 16.30 a 20.30h. Sábados de 11.00 a 14.00h....

Solarigrafías, fotografiando el sol

Qué ilusión hace descubrir una nueva técnica fotográfica surgida en los albores del siglo XXI. Podré decir en mi futura vejez que yo era joven cuando nació la solarigrafía, formaremos parte de la Historia de la Fotografía, y eso siempre le hace sentir a uno importante. Todo surgió cuando Sławomir Decyk, Paweł Kula y Diego López Calvín entre 1999 y 2000 comenzaron a estudiar la posibilidad de plasmar el recorrido de la tierra en torno al sol en una única fotografía. El resultado, mediante una técnica muy sencilla basada en las largas exposiciones, es la captura del arco que forma el sol en el cielo a lo largo de días o meses. Para conseguir estas asombrosas imágenes solo se necesita una cámara esteneopeica cargada con un papel fotosensible. Esta cámara se sitúa en cualquier lugar, a ser posible con una buena zona de cielo abierto para poder apreciar la trayectoria que dibuja el sol, y debe estar bien sujeta para que no se mueva por el viento o la lluvia. Pasados de un día a un año (más no tendría sentido, pues se repetiría la trayectoria que dibuja el sol) se recogería la cámara, en cuyo interior se encuentra esa imagen que con paciencia se ha ido dibujando. Para poder ver la imagen, y esta es otra de las cosas maravillosas de la solarigrafía, hay que ser muy rápido, pues la fotografía se desvanecerá en poco tiempo, la imagen que durante meses se ha ido gestando es efímera, solo unos minutos después de sacarla de la cámara dejará de existir. Por tanto hay que tener el escáner preparado para digitalizarla inmediatamente y...

Orgullo de cámara. Equipo Sales de Plata

Que todos los que disparamos en analógico estamos orgullosos de nuestras cámaras es más que evidente. No vemos el momento para hablar sobre las bondades de nuestra máquina. Paramos por la calle a todos aquellos que vemos con una cámara de carrete y compartimos lo mucho que nos gusta disparar en analógico. Si nos cruzamos con alguien que lleva colgada la primera cámara que tuvimos nos despierta la misma emoción que encontrarnos con nuestro primer amor. Porque sí, porque presumimos de pasar película, de no tener prisa por los resultados, de tomarnos la fotografía con calma, de disfrutarla y de llevar siempre encima nuestro preciado equipo.  Por todo ello, comenzamos el mes de julio con unas nuevas pequeñas entrevistas para comprobar vuestro grado de orgullo, fotógrafos analógicos. Y para empezar, el equipo actual Sales de Plata nos sometemos a estas cinco preguntas. Donde descubrimos tres formas totalmente diferentes de  fotografiar y de elegir un equipo u otro. Por un lado está Marina, nuestro nuevo fichaje, como buena aprendiz está empezando por el principio, con una cámara completamente manual, donde poder controlar todos los parámetros, y resistente. Por su parte Cristóbal, quien da más importancia a la calidad del equipo y le encanta experimentar, ha probado todos los formatos, marcas y accesorios, y aunque no muy fiel a sus cámaras se enamora a primera vista y les saca el máximo partido a cada una de ellas. Y finalmente yo, Marta, un ejemplo de lo que no se debería hacer, que no le doy demasiada importancia al equipo y mi cámara preferida es una compacta muy baratita. 1 ¿Qué cámara usas...

Disparando con una Fujifilm Rensha Cardia

Hoy os traemos un juguetillo, la Fuji Rensha Cardia, una cámara compacta cuyo origen lo encontramos en las carreras, utilizada para captar el movimiento a modo de ráfaga en la línea de meta. Fue lanzada al mercado en 1991. Esta cámara de 135 mm está basada en una secuencia de ocho lentes. Esto quiere decir que para cada disparo utiliza dos fotogramas de película que son divididos en ocho fragmentos. Cada una de las ocho lentes captura una imagen que se plasma en cada uno de estos ocho fragmentos. Hay tres modos de disparo: Normal, rápido, y muy rápido. La única diferencia es que los obturadores se activan a mayor o a menor velocidad, dejando más o menos espacio de tiempo entre un disparo y otro. Además, el orden de disparo se puede modificar de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, de tal forma que el primer obturador que se active sea el primero empezando por la izquierda, o el primero empezando por la derecha. Y lo demás es muy sencillo. La cámara cuenta con un botoncito para encenderse situado junto a los objetivos. Al lado del botón del disparo encontramos otro que sirve para saber si la cámara tiene suficiente pila (si es así se encenderá una luz verde). Y en el lado izquierdo de la cámara encontramos la ruleta para hacer avanzar la película. He aquí un pequeño cuadro resumen de las características de esta cámara: Ocho focales fijas de 20 mm y con una abertura de f 9.5. Tres tipos de velocidad de disparo. Velocidad de obturación: 1 / 250 s. Requiere dos pilas...