Hay un momento en la vida de toda persona que se precie – lectores de este blog, principalmente – en que se realiza una pregunta de importancia casi vital: ¿D-76 o XTOL?

Razones que considerar: los dos los fabrica Kodak, los dos hacen más o menos lo mismo, uno es algo más caro (XTOL), pero otro da para menos cantidad (D-76), uno viene en una sola parte (D-76), pero el otro, aunque viene en dos sobres, se puede mezclar en agua a temperatura ambiente (XTOL), uno tiene ya años de solera con buenos resultados a sus espaldas (D-76), mientras que el otro va por ahí con su aire guay de “chico nuevo” (XTOL)… ¡Qué hago! Bueno, supongo que no queda otra que probar uno y otro. Se supone que el XTOL es mejor para hacer forzados, aunque los dos son reveladores de grano fino.

Bueno, pues finalmente me he lanzado a la piscina de XTOL, a ver qué tal, y la razón para hacerlo – porque soy muy feliz con el D-76 – ha sido que, según la página de The Massive Dev Chart, – que, como sabéis, incluye prácticamente todas las combinaciones posibles de película y revelador – es posible forzar el Rollei RPX 400 hasta 3200 (aunque dudo que me atreva a más de 1600) en XTOL. Mientras que con D-76, sólo indica hasta 800. Para TRI-X no hay problema, con ambos reveladores se puede llegar a 3200, según la tabla, aunque por lo que he leído por ahí, el XTOL también aquí dará mejor resultado para forzados; Otra razón de peso ha sido que, según aparece en las instrucciones para prepararlo, resulta más fácil de preparar que el D-76.

Viene en dos partes, como hemos dicho antes (dos sobres distintos pegados el uno al otro)

Parte A

 

Parte B

En la parte B, aparecen tiempos de revelado para diferentes películas de Kodak; Como sin duda en el futuro emplearemos los datos que aparecen en The Massive Dev Chart, podemos ignorarlos, pero, por si a alguien le parece importante, ahí está.

En la parte A, viene lo que nos interesa, que es cómo prepararlo:

 

1) Tendremos cuatro litros de agua a temperatura ambiente (entre 18 y 29 ºC)

2) Echar la parte A, removiendo

3) Cuanto la parte A esté disuelta, echamos la B

4) Con la parte B disuelta, echamos 1 litro más de agua para completar 5 litros

Vale, ahora todo esto se va a parecer mucho a lo que ya hicimos con el D-76 (os recomiendo ver cómo preparalo para que quede claro), así que necesitamos cuatro litros de agua, que podemos sacar del grifo, aunque es mejor usar una garrafa, dado que la calidad del agua del grifo varía mucho de un sitio a otro.

Apartamos, con nuestra probeta graduada, cuatro litros por un lado y dejamos un litro por otro. Esos cuatro litros los echamos en el recipiente que vayamos a emplear, a mí me gusta emplear la misma garrafa, “desgraciada” tal que así:

Dado que es ahí donde haremos la mezcla, debe haber cuatro litros de agua. Comprobamos con un termómetro que esté entre 18 y 29 ºC y si así es (cosa muy probable), echamos la parte A del revelador mientras vamos removiendo (una varilla agitadora sirve muy bien para esto, no valen casi nada en cualquier tienda seria de fotografía) y seguimos removiendo hasta que no forme grumos.

Cuando esté disuelta la parte A, echamos la parte B de la misma manera y repetimos el proceso, agitando hasta que no haya grumos y esté todo disuelto.

Hecho esto, completamos la cantidad con el litro de agua que teníamos apartado, con lo cual nos quedarán cinco litros.

Sólo nos queda embotellarla: ayudándonos de un embudo, lo echamos en las botellas que vayamos a emplear. Para guardarlo, yo empleo unas botellas de cristal tintado que compré por internet en una tienda de productos médicos llamadas Quirumed.

Una vez embotellada la mezacla ya podemos usarlo. Si sois nuevos en esto, échadle un ojo a este artículo sobre cómo revelar blanco y negro en casa.

Mañana intentaré emplearlo para forzar unos carretes que tengo de TRI-X a 3200. Resultados, próximamente.