Hay veces que no entiendo cómo puedo llegar a ser tan tacaño… Tanto tiempo leyendo de las virtudes de este cacharrito y por una mezcla de incredulidad unida al deseo de no gastarme tres euros (más otros tres por el envío, seis en total) no me convencía a probarlo.

Bueno, estos chismes son muy sencillos: no son más que uno aparatitos que uno enrosca encima del botón disparador (empleando la rosca para el disparador) y queda de esta guisa:

Los hay más grandes, más pequeños, cóncavos, convexos, de distintos colores… todos hacen lo mismo. Poned en eBay “Soft release button” y vereis la cantidad de ellos que salen.

¿Y para qué sirven? Bueno, básicamente, en una cámara, hacen más cómodo el pulsar el disparador y esto, en teoría, nos sirve para poder emplear velocidades más bajas a pulso. Sinceramente, dudo mucho que esto nos ayude en cuanto a las velocidades, especialmente en cámaras réflex, donde el “clack-clack” del espejo no nos lo quita nadie, pero si que es cierto que es mucho más cómodo de pulsar el disparador; Lo ilustraré:

Así es como, en la Nikon FM3a, pulsaríamos el disparador a la mitad para activar el fotómetro:

Y así pulsariamos al final para disparar:

Como veis, uno casi tiene que incrustar el dedo dentro de la corona para conseguirlo. Ahora veamos el mismo movimiento con el cacharrito este puesto, así pulsaríamos a la mitad para activar el fotómetro:

Y así apretando al fondo para disparar:

Mejora bastante en cuanto a ergonomía.

Si entrais en eBay, como he dicho antes, y poneis “Soft release button” aparecerán a cientos, si quereis probar. Visto lo visto, yo creo que merece la pena usarlo con muchas cámaras, más teniendo en cuenta que valen cerca de “nada”.