Cuando empecé a revelar en casa, estuve bastante tiempo limitándome a los reveladores Kodak T-MAX developer y Kodak HC-110, básicamente porque estos vienen concentrados (líquidos), y me parecía de una complejidad astronómica la preparación de un revelador en polvo como es el mítico Kodak D-76; Finalmente, me atreví a usarlo, pero eché de menos un tutorial en que explicaran como prepararlo, así que lanzo este post por si alguien está empezando y se encuentra en esta situación.

Viendo el paquete de D-76 dadas las pocas indicaciones que dan para prepararlo, todo parece muy facil, pero es en por esta facilidad (muy pocos datos) por lo que uno se asusta. Este es el paquete para hacer 3,8 litros de revelador:

Viéndolo con más detalles, vemos las instrucciones para prepararlo:

Parece sencillo, necesitamos:

1) Tener 3 litros de agua entre 50 y 55º, entonces:

2) Echamos el revelador (los polvos que vienen dentro del sobre) mientras agitamos para que no se formen grumos y

3) Completamos con 0,8L para hacer los 3,8 litros.

Vale, ahora, del dicho al hecho:

Necesitaremos, ante todo, una probeta graduada para medir las cantidades; Esta vale:

Es de las normales de AP que se encuentan en cualquier tienda seria de fotografía por cuatro perras. Va marcada hasta 650 c.c. (para hacer juego con sus tanques de revelado, que utilizan 650 c.c. al máximo de su capacidad).

También necesitaremos agua:

Por alguna oscura razón, el editor de textos no me deja enderezar la puñetera foto, así que se queda así; Es mejor emplear agua mineral (la del grifo siempre es un agua más dura, aunque esto varía d euna región a otra) No hace falta que compreis Bling H2O, una garrafa de agua como la mostrada de 8L vale menos de 1,20 euros en cualquier supermercado, así que no os arruinareis. El agua del grifo en Madrid es muy, muy buena, pero yo compro garrafas para el revelador porque me sirven para otra función que vereis más adelante.

Bueno, teniendo eso, podemos cumplir el primer punto de las instrucciones del revelador, así que medimos 3 litros con la probeta y los ponemos a calentar hasta 50 o 55 ºC, en mi caso, en un caldero antediluviano al fuego:

Nos resultará útil tener un termómetro graduado hasta 50 ºC o más; Mientras esperamos a que se calienten los tres litros, dejamos preparados, en otro envase, los 0,8L restantes que necesitaremos para hacer los 3,8L totales del paquete:

Listo, ya tenemos las cantidades listas, ahora os revelaré el motivo de la garrafa: la desgraciamos, cortándole la parte superior, y tenemos un bonito “cubo” en el que preparar el revelador que nos resultará bastante cómodo para guardar éste (luego lo vereis):

Cuando el agua esté a la temperatura adecuada, la echamos dentro de ese “cubo”. Entonces llega lo interesante: abrimos el paquete de revelador (cortando una esquina del paquete) y vamos ecándolo poco a poco mientras removemos el líquido para que no se formen grumos:

Para agitarlo, podeis emplear cualquier cosa, yo, como aquél día estaba que tiraba la casa por la ventana, compré una varilla agitadora de AP, (esa cosa naranja que tengo en la mano) que encontraréis por unos tres euros en la misma tienda de fotografía seria donde hayais comprado la probeta graduada.

No os preocupeis, que si el agua está a más de 50ºC con que agiteis un pelín y no lo echeis todo de golpe, es prácticamente imposible que se formen grumos.

Cuando se termine el contenido del sobre, añadid los 0,8L que teníamos ya preparados (3 fotos más arriba). Da igual la temperatura de ésto, porque la mezcla ya está hecha y el único motivo de poner el agua caliente es que se disuelvan mejor los polvos, pero ya están disueltos, así que ya tenemos preparado el revelador, sólo queda guardarlo para su uso:

Como veis, la garrafa ayuda a verterlo sin desperdiciar una sola gota. Para guardarlo, yo empleo unas botellas de cristal tintado que compré por internet en una tienda de productos médicos llamadas Quirumed. Compré cuatro frascos de 1 litro cada uno para poder guardar los 3,8L de D-76.

Bueno, pues rellenas las botellas, ya sólo queda dejarlo que se enfríe. Hay que tener en cuenta que el D-76 suele usarse a 20ºC y ahora como poco estará a 40ºC, así que si queremos usarlo inmediatamente, ya podemos meterlo en el frigorífico, yo, como no tengo prisa, lo dejaré reposar hasta mañana y de paso dejo que se sequen los cacharros empleados (depués de haberlos enjuagado):